librosdetoledo.org
La web de los libros de Toledo
 
GUÍA MÁGICA DE TOLEDO Y SU PROVINCIA, de Luis Rodríguez Bausá y Javier Mateo Álvarez de Toledo
Ediciones Covarrubias, 2010
 
 
 
UNA GUÍA MÁGICA PARA TOLEDO Y SU PROVINCIA
                    
     Se trata en esta ocasión de la Guía mágica de Toledo y su provincia, de Luis Rodríguez Bousá y Javier Mateo Álvarez de Toledo, en el que presentan una copiosa recopilación de leyendas y decires, de atribuciones, apariciones, resurrecciones, mejoramientos y empeoramientos y otros muchos fenómenos “extraordinarios” ocurridos en cuevas, montes sagrados, fuentes encantadas, ermitas, criptas, castillos y otros parajes insólitos, ocurridos mediante la intervención de los poderes mágicos y otras facultades y artimañas de curanderos, hechiceras, brujas relacionadas con Satanás y embaucadoras charlatanas, todas con nombre propio y apellidos. Valga como ejemplo María Castellanos, acusada por Bartolomé Guijarro –fiscal de la Inquisición y, quizá, pariente del cardenal Siliceo– de hereje, apóstata, perjura, hechicera y de mantener pacto con el demonio, acusaciones que se reforzaron con pruebas que la decían experta en el arte de las habas, el de los naipes, en la búsqueda de desaparecidos o en el arte de lanzar conjuros para atraer enamorados. Claro está que también intervienen el maligno y la corte de sus acólitos, y diablos y diablillos, duendes y fantasmas y apariciones bendecidas y patrocinadas por la ortodoxia eclesiástica en la zona geográfica acotada en el título del libro.
 
     Con todo ello, esta Guía, cuyo afán recopilador de estas “hazañas” parece insaciable, se ofrece como un “rutero” para deambular por estos pagos toledanos deleitándose entre cientos de topónimos que guardan y esconden, e insinúan y aluden, a estos episodios y leyendas fraguados en la tradición, recogidos algunos en testimonios y documentos históricos y envueltos en parajes llenos de belleza y, muchos, de misterio. Y como si todo ello encontrara su epicentro en Toledo capital, los autores empiezan este extraordinario recorrido indagando en las interioridades históricas ciudadanas. Así, aluden en los principios a la intrahistórica relación de nuestra ciudad con la alquimia y la nigromancia, la magia y lo mitológico, y a su merecido renombre europeo desde la alta Edad Media, pues no se ha de olvidar el supuesto nacimiento mitológico de Toledo ni el alcance esotérico del Cerro de Bú, su primer asentamiento, ni la trascendencia de su Escuela de Nigromancia, ni La Escuela de Traductores, como “crisol de alquimistas”.
 
     Un documentado capítulo dedican los autores a este tema, precisamente, y la Catedral aparece muy relacionada con esta ciencia: el arzobispo Carrillo, signos y figuras en el recinto, muchos libros de sus archivos relacionados con la alquimia y la presencia del gran mago don Enrique de Villena…
 
     Los procesos inquisitoriales que tuvieron lugar en Toledo se convierten en fuente inagotable de casos de personas relacionadas con este mundo de brujas y hechiceras, de embaucadoras y curanderas, verdadero mundo con desarrollo cotidiano en medio de las coordenadas históricas y sociales. Era una sucesión de actividades que acaecía en lugares subterráneos, en la trastienda de las casas y con la máxima reserva, aunque hubiera sujetos, incluso un cura, que se vanagloriaban de participar en estas actividades esotéricas. Entre charlatanes y embaucadores también los hay extranjeros, como Juan Roge de Lille, que llegó a Toledo en 1655 e inundó sus calles con estrafalarios anuncios sobre sus facultades: decía que era capaz de ingerir dos arrobas de agua y, a continuación, expeler de su cuerpo “vinos tintos y blancos, vino de Italia, vino Moscatel, sidra, cerveza de Flandes, aguardiente y vinagre” de vino de Jerez; además, añadía que extraería de su cuerpo todos los productos de la huerta necesarios para hacer una refrescante y enciclopédica ensalada.
 
     Todo este contenido se puede incluir en lo que podríamos llamar primera parte del libro, puesto que abunda lo referido a Toledo, aunque también se adjunten casos y cosas concernientes a diversos pueblos de la provincia. En el capítulo 7 empieza, pues, la segunda parte, dedicada a exponer estos asuntos en las diversas comarcas de la provincia, empezando por los Montes de Toledo, destacados como “paraje lleno de sorpresas”. Y, en efecto, lo es; así, habla de un “cuento teosófico” en Guadamur, de la necrópolis de Menasalbas, de los poblamientos monteños; de milagros en Urda y Almonacid, de ánimas benditas y de diversas sábanas santas, de bellas moras encantadas, de mal de ojos, etc. También son numerosos los casos tratados referentes a La Mesa de Ocaña, entre los que jamás ha de faltar la leyenda de El Santo Niño de la Guardia ni “los corporales” de Yepes. Historias de saludadoras, de videntes, de “pecados y danzantes”, de santería y danzantes también; de reliquias, ánimas y milagros en Villanueva de Alcardete, del curioso nombre de Cabeza Mesada y de la mora encantada de Quero; de todo ello pueblan los autores la extensa planicie manchega y, además, nos invitan a  un “Paseo esotérico por El Toboso”.
 
     Incluyen los autores a los pueblos de Azután y de Navalmoralejo en la comarca de Campana de Oropesa, y yo hago constar que pertenecen a La Jara, comarca que tiene uno de sus límites en la margen izquierda del río Tajo, precisamente en Azután, primer pueblo jareño, por tanto; y Navalmoralejo y su enigmática Ciudad de Vascos también pertenecen a La Jara, tierra abundante en estelas, necrópolis, restos celtas, monumentos megalíticos, verracos y estelas, fiestas y costumbres ancestrales, de las que, bastantes, encuentran sus orígenes en la paganía de los primitivos pobladores de estos pagos. También los pueblos y parajes de La Sagra; de la Sierra de San Vicente, riquísima en huellas prehistóricas y reminiscencias mitológicas; y la Comarca de Torrijos, donde abundan las leyendas de personajes encantados, las brujas de Fuensalida y hechiceras, curanderas, duendes, extrañas luces, otra fuente encantada, doncellas especiales en Alcabón, una beata, los milagros del Santo Cristo de Torrijos…
 
     El capítulo 15 es extraordinario: recoge ese afán de los autores de querer apiñar todos los casos esotéricos que Toledo y sus pueblos ofrecen, de modo que lo titulan como “Miscelánea mágica provincia”. Y eso es este capítulo, pues en él recogen cuarenta y cuatro apartados referentes a estos sucesos extraordinarios de los que se reseñan en el libro, y a milagros y supersticiones, y a santeros, y a ancestrales costumbres… Algunos pueblos cuentan con dos epígrafes: por ejemplo, Los Navalucillos, pues en un apartado hablan de la fundación del pueblo y en otro de “los panes de San Antón”; y Huerta de Valdecarábanos: sobre “sus” brujas y nombres curiosos en el pueblo; Pulgar también tiene dos entradas: “El niño Toribio” y otra leyenda pía; y Casarrubios del Monte: en una de ellas hablan los autores de un cuerpo incorrupto; y Gerindote; también cuenta con dos entradas en este capítulo La Calzada de Oropesa y La Guardia, y Sonseca, población de la que nos cuenta la leyenda de “la mora encantada” y de “la cueva del Quinto del Judío”, y Espinoso del Rey, del que nos hablan de su histórica y renombrada fuente de la salud y se preguntan los autores si es “un lugar de poder”; con tres cuenta Orgaz: sus restos romanos y sus santeros, “el diablillo de Orgaz” y una leyenda más. Urda, Navahermosa, Caudilla, La Torre de Esteban Hambrán, Mora, Garciatún, Hormigos, Villaluenga y su misterioso castillo del Águila, Añover, Camarena y Camarenilla, Illescas, Manzaneque, Chozas de Canales; La Puebla de Montalbán, Méntrida y “la aparición del maligno”; Fuensalida, Casalgordo y Arisgotas; Los Yébenes, pueblo del que esperaba más noticias de esta enjundia…
 
     Finaliza este jugoso libro con un suculento apartado de bibliografía comentada, que servirá de guía iniciática para cuantos se interesen por este tema tan intrigante, cuando menos. Y con el deseo de satisfacer a los posibles lectores deseosos de iniciarse, recogen también los autores cuantos portales ofrece Internet sobre la materia. Y éste sí, este libro sí cuenta con un índice topográfico que hace mucho más útil y rápido su contenido. Añado para terminar que cada capítulo se completa con un apartado bibliográfico referido al contenido concreto y a sus excelentes ilustraciones. 
 
 
Guía mágica de Toledo y su provincia, de Luis RODRÍGUEZ BAUSÁ y Javier MATEO ÁLVAREZ DE TOLEDO.
Toledo. Ediciones Covarrubias, 2010. 
 
 
 
(c) librosdetoledo.org
 Copyright. Todos los derechos reservados. All rights reserved
Apdo. de Correos nº 7 - 45122 ARGES (Toledo)