librosdetoledo.org
La web de los libros de Toledo
 
RETUERTA DEL BULLAQUE Y LOS MONTES DE TOLEDO, de Florencio Pérez Sánchez
Ayuntamiento de Retuerta del Bullaque, 1999
 
 
 
Se presenta en la plaza pública este libro cargado de verdades irrefutables y de buenas intenciones. Se abre la Introducción con una cita del profesor Jiménez de Gregorio que informa de la actitud adoptada por el autor para todo lo que va a tratar en el libro: amor y profundo respeto al pasado, y eso es lo que nos cuenta Florencio Pérez Sastre: las vicisitudes históricas e intrahistóricas por que ha pasado la comarca de los Montes –vasallaje de Señorío, abusos de poder, guerras y sobresaltos por ser tierras de avanzada en el proceso de la Reconquista, repoblaciones, desmanes de bandoleros y golfines, crisis agrarias, epidemias, necesidades y miserias miles, etc.-; después, emancipación de Toledo, emigración y paro. Y lo hace para darlo a conocer y preservarlo en todo lo posible, pues “los pueblos que no protegen su cultura, pierden su identidad”. Así, se remonta a tiempos de la prehistoria para dar a conocer los vestigios de aquellos primeros doblamientos humanos en los Montes, haciendo hincapié en la época de los romanos, pues mayores son los testimonios que se hacen presentes, alguno, incluso, en la actualidad: poblados (Los Chaparrales y la Melluela, con su correspondiente cementerio) y restos de la calzada que habría de cruzar por los parajes de Puerto Marchés, conocida todavía como Camino Real de Extremadura, entre otros.
     Los capítulos siguientes hablan del origen de Los Montes como comarca y de su gran valedor en aquellos altos tiempos medievales ante las incursiones de los árabes: el castillo del Milagro. Y todo empieza en 1243, cuando el rey Fernando III vende estos pagos montunos y escabrosos y asediados por los moros a la Ciudad de Toledo, por 45.000 moraventinos de alfonsíes de oro bruñido. Para hacer frente a esta suma, los toledanos hubieron de vender “sus vajillas, alhajas y todo lo de valor para completar la venta, naciendo de esta manera el Señorío Municipal de los Montes De Toledo”. Y desde aquellos belicosos tiempos, contaron estos pagos con un gallardo valedor: el castillo del Milagro, mandado levantar sobre una atalaya mora por el arzobispo Jiménez de Rada; de modo que éste era el primer baluarte que encontraban los moros en su afán por recuperar Toledo. El doblamiento de la fortaleza permaneció hasta el siglo XV, en que se dispersó entre otros doblamientos y caseríos o en la cuenca del Bullaque, para aprovechar los recursos del monte: colmenas, leña, madera, caza y carbón, sobre todo.
     Y para protegerse de los golfines y bandoleros, abundantes por ser éstas “tierras de nadie”, es decir, fronterizas entre cristianos y musulmanes, Fernando III les concedió el privilegio de agruparse en cuadrillas para montar su propia defensa, y ello será el origen de la Santa Hermandad Vieja de Toledo, equiparable a la de Ciudad Real y a la de Talavera para velar por los campos y las gentes de La Jara. Así pues, a esta Institución los distintos reyes le han concedido “grandes facultades y privilegios”, por lo que su arraigo entre los monteños es más que manifiesto, como lo es también su influencia en el desarrollo intrahistórico de la comarca a través de las Llegas, reuniones entre los poblados monteños que dieron lugar al nacimiento de varios pueblos, como Retuerta y Navas de Estena. Y así, desde mediados del siglo XV en que nace La Retuerta en la jurisdicción de Arroba, la historia de Retuerta y la de los cuadrilleros de la Santa Hermandad –colmeneros, ballesteros, pastores y labradores-, corre pareja, la cual se desarrolla en un continuado clima hostil por el abuso constante de la Ciudad de Toledo., más la orografía, más el acecho de golfines y maleantes, más las sequía, pestes y periodos de malas cosechas…
      Para tratar de componer un clima de convivencia, Toledo, la ciudad, propuso varios acuerdos que, después, no cumplía, como el firmado en 1578, que también incumplió, a pesar de las protestas de los monteños. Y esta situación continuó hasta principios del siglo XVIII. Desde entonces, las noticias individualizadas referentes a cada pueblo, aumentan, como ponen de manifiesto las Actas del Ayuntamiento de Toledo, sobre todo a partir de 1814. Así, un informe firmado el 5 de febrero de ese año por el guarda mayor puesto por Toledo es interesantísimo, pues informa de que varios pueblos, entre ellos Retuerta “abierta y descaradamente dicen que no tiene ya que hacer Toledo cosa alguna en los montes, ni en los lugares, que ellos son dueños y árbitros de hacer lo que quieran, valiéndose por efugio de la sabia Constitución de la Monarquía y de Reales Decretos que tratan de estos puntos…”.  Por este camino de rebeldía contra los abusos de Toledo, los representantes de los catorce lugares monteños y redactan una carta dirigida al rey en la que le dicen que quieren ser vasallos de V.M, “pues no lo somos, sino de esa ciudad de Toledo, que a boca llena nos apellida sus vasallos”. En fin; en estos pleitos de deseos de independencia y vasallaje, interviene también el párroco de Retuerta apoyando a los vecinos, y así se llega al año 1837 en que se disuelve el anacrónico Señorío Municipal de Toledo, cuyo primer intento tuvo lugar en 1791, cuando los lugares solicitaron ser villas exentas de la Ciudad. A ello sucede, sin embargo, el enorme problema del reparto del territorio entre los dieciséis lugares que, además, coincidió con la aberrante distribución territorial de España por Javier de Burgos en 1833 al ubicar gran parte de estos territorios en la provincia de Ciudad Real. Además, las sucesivas desamortizaciones, pues se vendió a particulares enormes cantidades de terrenos, con lo que pasó a manos de terratenientes que se contentaban “con cultivar aquella porción de terreno que creen suficiente para llenar sus miras, (dejando) lo demás yermo”.
      Si esta es la historia común para los lugares monteños, en la parte final Florencio Pérez Sastre se ciñe a lo particular de Retuerta y ofrece noticias y cifras extraídas de documentos  -Relaciones de Felipe II, Actas, Diccionarios, Estudios generales sobre los Montes y monografías sobre pueblos o aspectos más particulares, bien de los Montes, bien de estos lugares monteños-, que informan de una vida humilde y azarosa, conocedora de la escasez y de la miseria y del endémico abandono de sus gobernantes. Así se desemboca en la historia de Retuerta en el siglo XX, cuya segunda mitad, como ocurre en la España rural, se halla definida por el éxodo a las grandes ciudades o al extranjero… Un capítulo importante dedica el autor a hablar del revulsivo de Cabañeros en la zona…
      Para atajar este despoblamiento rural y para conocer, promulgar y mantener la cultura ancestral de los Montes, de Retuerta y de la España rural, en general, alza la voz Florentino, que pretende con este libro despertar el interés por todo ello en futuros investigadores.
     Fotografías en color y otras en blanco y negro, poesías, algún documento de archivo y otros testimoniales y el apartado bibliográfico, ponen final a este esmerado libro.
       
   PÉREZ SASTRE, Florencio: Retuerta del Bullaque y los Montes de Toledo. Ciudad Real. Ayuntamiento de Retuerta del Bullaque, 1999.
 
 
 
 
 
(c) librosdetoledo.org
 Copyright. Todos los derechos reservados. All rights reserved
Apdo. de Correos nº 7 - 45122 ARGES (Toledo)